Un ático viajero

En el moderno barrio madrileño de Malasaña se encuentra el último proyecto de los arquitectos Egue y Seta, el “Refugio del viajero”. Un ático pensado para descansar, volver a la ciudad y disfrutarla desde las alturas.

De espacios abiertos, acabados y decoración modernos, esta vivienda tiene una única habitación. La cama se encuentra ‘apoyada’ en un pequeño muro que separa la zona del armario-vestidor, y cuenta con dos espacios hechos a medida para las lámparas de sobremesa LINK, que actúan como iluminación de lectura.

En el mismo dormitorio también podemos encontrar la lámpara colgante PAM en acabado negro (como LINK) y oro. En este caso ilumina una pequeña taula auxiliar y refuerza toda la iluminación artificial de la habitación. Al encontrarnos en un ático la única luz natural entra por una pequeña ventana al final de la pared.