El contraste del aplique SMILE para una habitación minimalista

Mi llave maestra Estudio ha diseñado una habitación con el objetivo de crear un vestidor integrado dentro del propio dormitorio y que el acceso de este quedase desapercibido. Para lograrlo, Olaya Álvarez, la interiorista responsable del proyecto, ha escogido un estilo minimalista en tonos grises y blancos como protagonistas. Para dar contraste ha pensado en los apliques SMILE de Faro Barcelona, diseñados por Jordi Busquets. Colocados en los laterales de la cabecera de la cama, se pueden usar como luz indirecta o de ambiente o como luz de lectura, ya que su diseño permite colocarlos en posición vertical u horizontal. Una buena opción para la iluminación de dormitorio. Han sido elegidos los de color negro mate, que dan un toque moderno y sofisticado a la habitación, y que hace que los apliques se conviertan en protagonistas del estilo decorativo.