Cómo iluminar tu espacio de trabajo

Debido a la situación de confinamiento en la que nos encontramos para frenar los contagios y las repercusiones del COVID-19, muchos de nosotros nos hemos visto obligados a trabajar desde casa.

Para poder concentrarnos, establecer una buena dinámica y aprovechar al máximo los recursos que tenemos, te traemos siete consejos para iluminar tu escritorio de la mano del equipo de proyectos de Faro Barcelona.

1. Aprovecha al máximo la luz natural
Busca la ventana en la habitación dónde trabajarás y coloca tu mesa allí. Es importante que ésta quede de lado de la ventana, ni delante ni justo detrás.

2. Colócate según la mano dominante
Para aprovechar la luz natural, deberás colocarte en el lado opuesto a tu mano dominante. Así lograrás no hacer sombras al escribir, dibujar o teclear en la superficie de trabajo.

3. Refuerza el espacio con luz artificial
Si no dispones de demasiada luz natural, o para trabajar durante las horas de menos sol, puedes optar por una lámpara.

4. Evita el contraste
Cuando busques la mejor luz artificial, ten en cuenta que esta se proyecte de manera uniforme por todo el espacio. No es buena idea, por ejemplo, que en un espacio oscuro solo utilices un flexo encima del escritorio. Este mal contraste hará que fuerces más los ojos y te cueste concentrarte.

5. Combina una lámpara de mesa con la luz general
Lo que si que te recomendamos es que busques una lámpara de sobremesa que sirva de apoyo, y que ayude a unificar la luz general de la habitación.

6. Busca una luz con temperatura de 4000K
La temperatura ideal para los espacios de trabajo debe de ser de 4000K, que se mide a través del Índice de Reproducción Cromática (CRI) y nos indica la manera como se proyecta la luz.

7. La luz cálida mejor para la decoración
Del mismo modo, es mejor que no uses lámparas con temperaturas cálidas (de 1.000 a 3.000K) para los espacios de trabajo. Estas, las recomendamos para la iluminación decorativa.